XIII – EL GUERRERO SE LANZA AL VACÍO

XIII – EL GUERRERO SE LANZA AL VACÍO

Salta al precipicio. Arriésgalo todo y lánzate. Aunque todo en el exterior parezca indicar que morirás, inténtalo. La mano del Altísimo te recogerá en el último momento. Pasarás hambre y frío. Sentirás el horror apoderarse de tu piel durante la caída. Pero no dudes. Si lo haces, morirás. Confía en que nada te pasará.

Y aterrizarás suavemente.